Testimonios de superación para poner en valor las habilidades y fortalezas de personas con diversidad funcional

En el marco de la celebración del Día de la Diversidad Funcional (Día de la (dis)CAPACIDAD) , 3 de diciembre, el Observatorio de La Roda continúa con la celebración de actividades en las que prima la puesta en valor de las muchas capacidades y habilidades de personas con diversidad funcional; su tesón, esfuerzo y afán de superación.

Esta mañana fue la celebración en la Casa de la Cultura de un emotivo acto al que acudió alumnado de los centros educativos Doctor Alarcón Santón, Juan Rubio y C.C. Mª Auxiliadora; pudiendo escuchar de primera mano los testimonios de superación y ejemplos de vida de Belén Laserna, José Muñoz y Lidia Montejano (con dificultades motoras), así como los de Antonio Escribano (con alteración mental ya sea de tipo emocional, cognitivo y/o comportamiento) y Anastasia Zamora (con restricciones en su capacidad intelectual).

Tras escuchar a los intervinientes los jóvenes asistentes pudieron escribir en un papel una reflexión, pensamiento o sensación después de asistir a esta actividad y que a su salida del auditorio municipal dejaron en un gran panel a modo de balance de la experiencia vivida.

La concejala de Servicios Sociales, Eva María Perea, en la clausura de esta mesa redonda en la que también estuvo presente el alcalde de La Roda, Juan Ramón Amores, recordó que el Observatorio es una entidad  formada por asociaciones sociosanitarias, personas con distintas capacidades y diversidad funcional, familiares, voluntarios y ayuntamiento. Organismo que periódicamente se reúne adoptando iniciativas, elaborando propuestas… siempre buscando “mejorar la vida” de las personas con diversidad funcional. Apuntó que el cometido del Observatorio es observar, proponer, sensibilizar… y, sobre todo, concienciar.

En este sentido dijo que “observar no es mirar, ni ver, es buscar con detenimiento, con atención, hasta encontrar aquello que nadie ve, que nadie mira; intentar ponernos en los zapatos de quienes tienen algún tipo de dificultad en su vida cotidiana e intentar buscar soluciones”. Añadió que tras los testimonios escuchados “hemos podido comprobar que “no hay obstáculos insalvables”, que lo que “a priori puede parecer una discapacidad, no es más que una oportunidad de desarrollar capacidades extraordinarias”. Afirmó que “partir con una desventaja o adquirirla en un momento determinado de nuestra vida, ya sea de índole física o cognitiva, no supone ser menos capaz; quizá cueste un poco más, tal vez el camino sea más largo, pero se llega a la meta”.

El acto estuvo conducido por Francisco Ruiz, miembro del Observatorio de La Roda.